El poder de la pose

Hace algunos años descubrí lo que se llama “Power Posing” en ingles: poses de poder. En concreto: la importancia de las posturas que tomamos en diversas situaciones cambian radicalmente lo que proyectamos a los que nos observan… y a nuestro propio cuerpo.

Así es, el power posing no solo altera la forma en la que nos percibe la gente si no que tiene un efecto casi inmediato en nuestras entrañas, con tan solo 2 minutos de estar en una pose de poder nuestra testosterona aumenta y nuestros niveles de cortisona (estrés) se reducen.

testosterone-cortisol-power-poses

Lo anterior nos puede ayudar a tres cosas:

  • Reduce el estrés y con ello los efectos secundarios del mismo
  • Las demás personas nos toman con mayor seriedad y son mas fáciles de influir
  • Mejora considerablemente nuestros niveles de energía

A continuación varios ejemplos y diferencias entre una Power Pose y una pose de bajo poder o sumisión

body language

La diferencia es clara, lo que busca una pose de poder (arriba) es abarcar el mayor espacio posible, mostrarnos relajados y con confianza. Una pose de bajo poder(abajo) nos tendrá con los pies retraídos, brazos cruzados y hombros caídos, indicadores de sumisión e inseguridad.

¿Cuando hacer una pose de poder?

  • 2 minutos al levantarte
  • 2 minutos antes de una junta, platica de negocios o entrevista de trabajo
  • 2 minutos cuando busques convencer a alguien de un nuevo proyecto o antes de cerrar un trato con un cliente

Finge el poder hasta que lo tengas, o si ya lo tienes apoderate de él, verás como cambia la forma en la que los demás te tratan y como te tratas a ti mismo.

 

Anuncios